20 de octubre de 2021

¿Cómo mantener el índice de limpieza en una sala blanca libre de bacterias?


La limpieza es algo muy importante para mantener la pulcritud y la máxima higiene posible en un área de trabajo.

Las salas blancas, denominadas también limpias o estériles, deben llevar a cabo una limpieza y desinfección específicas para poder desarrollar sus actividades habituales.

Danube dispone de un amplio catálogo de lavadoras para salas blancas, especialmente diseñadas para mantener un índice de limpieza adecuado, evitando la contaminación cruzada entre las prendas, y que cumplen con todos los estándares de calidad que marca la legislación vigente.

¿Qué son las salas blancas?

Las salas blancas son espacios en los que se han de tener estrictamente controlados los parámetros ambientales, como son las partículas en el aire, la temperatura, la humedad, el flujo de aire, la presión interior o la iluminación.

Están diseñadas para conseguir un elevado nivel de higiene, asegurando siempre el grado de seguridad óptimo para los trabajadores o usuarios. Resultan un elemento esencial en todo tipo de empresas pertenecientes al sector agroalimentario, nuclear, químico o farmacéutico.

Para tener una sala blanca libre de bacterias hay ciertas medidas a tomar:

  • El aire debe ser estéril y estar filtrado para eliminar partículas en suspensión y microorganismos. Se renueva completamente varias veces por hora para no acumular polvo.

  • Las salas se mantienen en una escala de presiones ligeramente superior a la del exterior.

  • Las paredes están recubiertas de vinilo y los rincones son redondeados para evitar acumulaciones de suciedad.

  • Solo hay fregadero en la sala de validación, para evitar la entrada de microorganismos en la zona de producción.

  • Los operarios deben vestirse con trajes especiales para no llevar contaminantes ni generar partículas de polvo. Este vestuario está compuesto, de arriba abajo, por gorro, mascarilla, ropa de quirófano, guantes de látex y calzas de plástico.

  • Las esclusas mantienen las diferencias de presión entre las salas y las aíslan del exterior.

  • Uso de filtros HEPA o ULPA para retener partículas.

¿Cómo evitar la contaminación en una sala blanca?

La contaminación de una sala blanca puede implicar la pérdida de calidad de un producto para el usuario final, además de una costosa interrupción de la producción y el correspondiente aumento de los costes.

Dicha contaminación puede darse por varios motivos. El más común es la apertura indebida de puertas, así como la aparición de partículas contaminadas en nuestros zapatos y en nuestra ropa.

Para evitarlo, se deben realizar las mínimas entradas y salidas posibles, y asegurarse siempre de cerrar bien la puerta para mantener las presiones en los niveles correctos.

También es de vital importancia usar la vestimenta adecuada en la zona habilitada para ello. Se debe pasar por la alfombra para el control de contaminación, puesto que esta se encarga de capturar las partículas de suciedad y polvo que transportemos tanto en el calzado como en las ruedas de los equipos.

Todos los útiles de limpieza serán de uso exclusivo para esta zona, no se almacenarán en la sala ni entrarán sin ser desinfectados y esterilizados.

Es importante también registrar la entrada y, por supuesto, no se puede entrar comida ni bebidas a estas salas, además de mochilas o bolsas.

Vestuario y máquinas en una sala blanca



Existen unas normas de vestuario indicadas en el protocolo que deben respetarse a rajatabla:

  • Cerrar bien el área.

  • Vestirse con el EPI adecuado

  • Lavarse las manos conforme protocolo.

  • Ponerse las polainas y resto de elementos.

  • Pasar a la zona limpia, a través del banco separador.

  • Pisar la alfombra para que capture las partículas.

  • Ponerse una bata.

  • Ponerse guantes y gorro.

  • Asegurarse de cerrar bien la otra puerta.

Las máquinas, útiles o productos de limpieza más utilizados para la limpieza de estas salas son:

  • Aspiradores especiales de filtro total (HEPA)

  • Bayetas de microfibra antibacteriana

  • Mopas de microfibra antibacteriana

  • Productos químicos específicos según clasificación sala

  • Lavadoras y secadoras especiales para este tipo de instalaciones

El protocolo de limpieza en una sala blanca

Se debe ir de la zona más limpia a la más sucia y, en la misma sala, desde arriba hacia abajo. Así funciona el protocolo de una sala blanca:

  • Vestirse según las normas de protección.

  • Mantener siempre la puerta cerrada.

  • Retirar los residuos de la sala y colocarlos en una doble bolsa o en una específica.

  • Limpiar con el producto químico.

  • Limpiar las paredes y el mobiliario completo.

  • Reponer consumibles.

  • Fregar con el sistema elegido.

  • Fregado del lavadero.

  • Quitarse la vestimenta de protección y tirarla a la basura.

A grandes rasgos, estas son todas las recomendaciones que hemos querido compartir con nuestros clientes, con relación al funcionamiento y al índice de limpieza de una sala blanca. Dicho esto, te aconsejamos que eches un vistazo a nuestro catálogo de maquinaria para este tipo de instalaciones.

Si quieres recibir asesoramiento técnico, solo tienes que ponerte en contacto con nosotros. Hazlo llamando por teléfono al +33 254 880 576, mandando un correo electrónico a la dirección info@danube-international.com o rellenando nuestro formulario de contacto. ¡Así de sencillo!

Volver a las noticias